<< Las pasiones humanas son un misterio: quienes se dejan arrastrar por ellas no pueden explicárselas y quienes no las han vivido no pueden comprenderlas. Hay seres humanos que se juegan la vida por subir a una montaña. Nadie, ni siquiera ellos, pueden explicar realmente por qué . . .>>

La historia interminable, Michael Ende

viernes, 16 de noviembre de 2012

DE CUENCA A ALBARRACÍN EN COCHE






DE CUENCA A ALBARRACÍN


Aunque no es una ruta de montaña, ni para hacer a pie, sino en automóvil, no me resisto a mostrar algunos de los encantos  de esta zona.
Desde las casas colgantes de Cuenca a Albarracín, donde parece haberse detenido el tiempo, pasaremos siguiendo una carretera paralela al río Júcar durante buena parte del trayecto. Visitando la Ciudad Encantada de Cuenca, en plena Serranía y el nacimiento de los ríos Cuervo y Tajo, en la Sierra de Albarracín, 


 Comenzamos visitando las casas colgantes o voladas de Cuenca, que se asoman desafiando la ley de la gravedad sobre la Hoz del río Huecar




 Parador Nacional de Turismo

Vista panorámica de la ciudad de Cuenca

 Hoz del río Júcar


Abandonamos Cuenca y hacemos la primera parada, en el Mirador del Ventano del Diablo



 Desde el mirador podemos contemplar la entalladura del río Júcar y el estrecho corte por el que sale al valle


 La segunda parada la hacemos en la Ciudad Encantada, 3 € por visitante en horario de 10 a 20 horas
 En medio de la Serranía de Cuenca, a 35 km. del capital,  se encuentra este enclave natural modelado durante miles de años por el viento, el frío y el agua. El recorrido nos adentra en un auténtico laberinto de formaciones rocosas, y muchas de las rocas nos sorprenderán por su parecido a objetos, animales o incluso personas

 Los barcos



 El perro

 Cara humana

 Puente romano


 La foca

 El tobogán, estrecho pasadizo entre rocas


 Mar de piedra

 Lucha del elefante y el cocodrilo, asemejan la lucha de un elefante que lanza su trompa a las fauces del cocodrilo



 El convento con su puerta ojival


 Las setas


 La tortuga
Después de una hora aproximadamente recorriendo la zona, se puede prolongar bastante más, reanudamos la marcha para visitar el nacimiento del río Cuervo

 Ruta adaptada para minusválidos, los paneles indicadores señalan hora y media la duración de la visita, pero no pasa de 50 minutos







Nacimiento del río Cuervo



Abandonamos el nacimiento del río Cuervo para encontrarnos más adelante con el del Tajo

El Tajo, tiene su nacimiento al pie de la carretera, camino de Albarracín, así que hicimos una pequeña parada para sacar unas fotos



Parece increíble, pero el agua de esta pequeña fuente, acaba desembocando después de mil kilómetros en Lisboa


Tras unos 150 km llegamos a Albarracín, monumento nacional desde el año 1961 y propuesta a patrimonio de la humanidad. Perderse por sus calles es una delicia.
El casco antiguo se encuentra en una colina de los Montes Universales, rodeada casi en su totalidad por el río Guadalaviar y completado por las imponentes murallas que culminan en el castillo del Andador. Fue capital de un reino de taifas en la época musulmana, fundado por la familia bereber Al-Banu-Razín de la cual derivo el nombre de la localidad



La diversidad cromática del otoño se muestra en todo su esplendor



Alcazaba árabe






Camino a la catedral




Plaza mayor




Subida a la muralla


Vista del casco antiguo desde la muralla

Vista hacia la parte nueva




Componentes: Amparo y Manuel

No hay comentarios:

Publicar un comentario